enfoques.gub.uy

Serie: Paisajes de Uruguay / En portada:

Colonia

Colonia

Colonia patrimonio mundial

El Barrio Sur, Casco Histórico de Colonia del Sacramento, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por UNESCO en 1995, es el atractivo turístico departamental más reconocido internacionalmente.

Fundada en 1680 por el portugués Manuel Lobo, la ciudad pasó de dominio portugués a dominio español varias veces, hasta la Declaratoria de Independencia en 1825. Estos sucesos hicieron de la capital coloniense un crisol de estilos arquitectónicos en el que conviven edificaciones de estilo colonial típicamente portugués y viviendas de porte español.

Sus casas, sus calles empedradas, sus típicos faroles, y sus atardeceres mágicos seducen a los visitantes desde siempre.

El Portón de Campo, la Calle de los Suspiros, el faro, las galerías de arte y la historia que atesoran sus museos son solo algunos de los atractivos a descubrir.

Real de San Carlos

A poca distancia del centro de Colonia del Sacramento, encontramos el Real de San Carlos, antiguo enclave militar español nombrado así para honrar al monarca Carlos III.

Allí también está la iglesia de San Benito con su imagen del santo negro y el emprendimiento de Nicolás Mihanovich, empresario naviero y visionario europeo que a comienzos del siglo XX desarrolló en este lugar un complejo turístico al gusto de la época: muelle, casino, hotel, frontón de pelota, usina eléctrica y una imponente plaza de toros eran las instalaciones que aguardaban a los turistas de la cercana Buenos Aires.

Calera de las Huérfanas

Este es un sitio histórico - arqueológico en proceso de puesta en valor cultural. En el parque se observan los remanentes de distintas construcciones de la época jesuítica. El paso del tiempo las ha derruido, sin embargo, todas las que perduran son originales y algunas ya se han consolidado.

Como gran parte de los vestigios arquitectónicos apenas se perciben a nivel de la superficie, para poder visualizar cómo era la estancia jesuítica a mediados del siglo XVIII, se ha procedido a su reconstrucción virtual.

La misma está basada en documentos históricos y en datos que aportó la investigación arqueológica del sitio. Los materiales descubiertos durante las excavaciones se están analizando, para poder reconstruir, con cada una de estas piezas, como si fuera un rompecabezas, esa parte de nuestra historia que no está escrita, pero sí documentada en cada vestigio que la arqueología expone y recupera. Una muestra los mismos se puede apreciar en la sala de exposiciones.

La Calera de las Huérfanas en su conjunto es un valioso documento que ilustra y testifica sobre la realidad de nuestro territorio desde el siglo XVIII.